24 enero 2011

Un triunfador



¿Cuántos quisieran ser Amancio Ortega, el dueño de Zara? El hombre más rico de España según la revista Forbes. ¿Te imaginas? No volverías a madrugar si no quisieras, podrías dedicarte a lo que quisieras, viajarías cuanto y cuando te diera la gana, no tendrías que aguantar a tu jefe, te comprarías un yate,... en fín esas cosas que dicen que no dan la felicidad.

Y como dice una mujer en el video "un hombre que empezó de la nada, un hombre que se hizo así mismo". Era hijo de un ferroviario, nada de hijo de papá. Montó una mercería con su primera mujer —muy trabajadora— y de ahí montaron en 1963 un taller de fabricación de batas que en 1972 ya confeccionaban de todo. Y así, el mismo año que Franco estiraba la pata, nacía ZARA.

¿Cómo lo  hizo? ¡Qué hombre más inteligente! ¡Ya quisiéramos todos haber sido como él!. Según nos cuenta este video las claves fueron estar en el sitio y momendo adecuado, mucho trabajo, mucha suerte, una gran visión comercial, empleadas muy simpáticas, buenos precios, ropa buena y de calidad, intuición, creatividad, dedicación, ambición y cabezonería.

Y por si fuera poco, a través de asociaciones, realiza grandes aportaciones de dinero para ayuda social. ¡Si todos fueran como él!. Parece que tiene 21.500 millones de euros, y todo eso de la nada; intentad hacer eso.
Cobrando algo más de 1.500 euros/mes, esto es 21.500 euros/año, tardaríamos 1.000.000 años en conseguir todo lo que tiene él. Suponiendo que trabajásemos 50 años, necesitaríamos 20.000 vidas.

Y hasta aquí todos contentos alabando la inteligencia y trabajo de Amancio, como todos los que han salido en el video. Ganar el salario de 20.000 vidas supone valorar mucho la inteligencia o creer que Amancio ha trabajado 20.000 veces más que tú. Esa ganancia sale de los bajos salarios de las empleadas guapas de las tiendas, de las 40 horas semanales de todos sus asalariados y de la inversiones bancarías que diluyen otras explotaciones laborales. Pero no se habla de nada de esto en el video. Cuando alguien gana mucho de dinero con poco trabajo lo tenemos por  un triunfador pero no nos paramos a pensar de dónde ha salido toda esa riqueza. Si siguieramos el hilo acabaríamos en un telar chino con salarios de chiste y largas  horas de trabajo, o en un basurero lleno de niños. Y es que eso ni nos lo cuentan, ni lo queremos ver.

La base de todo comercio es el trueque, te cambio mi jarrón por tu huevos porque nos parece justo. Pero un día tu no tienes nada que cambiar y sólo tienes tus dos manitas por lo que cambias tu trabajo por un par de huevos. Y aquí, amigos mío, está la madre del cordero, como no tienes nada y el otro sí, el trueque de los huevos por tu mano de obra será según sus condiciones y te puedes dar por jodido. Aquí empieza uno a trabajar por más de lo que valen los huevos y esa ganancia extra se la queda el que te ha ofrecido trabajo. Bienvenido al sistema capitalista y las plusvalías.

Y esto no es envídia, como he visto en algunos comentarios del video. Esto es seguir los hilos que no nos gusta seguir pero que nos visten.

6 comentarios:

Reysagrado dijo...

Me acuerdo que hace poco tú y yo hablamos de "Sistemas"; en este caso, se trata del Sistema Capitalista el que esclaviza, pero para el caso, cualquier Sistema lo haría de una u otra forma.

El Ser Humano tiene tendencia a echar las culpas a otro, sea lo que sea, con tal de que no se siente para sí mismo culpable, obviando que es el Hombre quien inventa el Sistema, y nunca al revés. Los Sistemas siempre han legitimado a quienes los crean, pues como el Ser Humano es fundamentalmente gregario, siempre se tiene confianza en que un nuevo Sistema será mejor que el anterior, ya que está dirigido "por los que saben", mientras los ignorantes se dejan hacer y llevar, como buen rebaño.

Dejémonos de gilipolleces: cualquier Sistema es imperfecto, desde que siempre favorecerá a quienes lo crean, llámese Francisco Franco o Julio Anguita.

Si yo te digo ahora mismo que lo mejor sería que no hubiera Sistemas, tú me lo asociarías inmediatamente con la Anarquía, pues el Ser Humano tiende inmediatamente a crear un Sistema aun cuando se tratara de una apología del "No-Sistema"; el Ser Humano NECESITA etiquetar, clasificar, idealizar, creer... y lo que es mejor: necesita pensar que siempre habrá alguien mejor, llámese Dios, llámese Francisco Franco, llámese Julio Anguita, los cuales "imponen" su propio Sistema, y así uno se siente "a salvo", pues en parte delega SU PROPIA RESPONSABILIDAD. (Hay quienes se mueven como pez en el agua con las jerarquías, eludiendo su propia Fuerza como Individuo).

No creo en Sistemas, Óscar, creo en el Hombre como Individuo, y en su Autogobierno; un verdadero Hombre que quisiera el BIEN para los demás nunca "impondría" Sistemas, ni ideologías, ni apologías, ni creencias, simplemente orientaría a que cada semejante suyo se autogobernara a sí mismo, pues cada uno tiene en su Interior lo que necesita para hacerlo.

¿Cómo? Con la mejor de las educaciones: conocerse y descubrirse a sí mismo.

Llevamos 10.000 años errando en los Sistemas, basados en una dualidad Dominio-Sometimiento.

A que lo que te digo te suena imposible? No sólo a ti, sino a todos los que me leyeran; es porque en realidad, sin Sistema, nos sentimos huérfanos, pues NUNCA creemos en nosotros mismos.

Quizás esté loco... ¿o quizás no?;).

Anónimo dijo...

De Amancio Ortega... no opino, pero Julio Anguita es mi "debilidad"!
¿Cuántos harían falta como él?
Besiños... Cuídate.... y ven...

Óscar dijo...

David, me recuerdas a aquella joven mujer que se propuso repartir amor por el mundo visitando los sitios más desfavorecidos y peligrosos, acabó violada y asesinada en un barrio de mala muerte. Mientras dos terceras partes del mundo vivan en la miseria olvidate de que se descubran así mismos, primero deben cubrir las necesidades básicas y luego exigir la igualdad que les corresponde.

Olvidate de sistemas si quieres, piensa en tu propia casa y que dentro de ella existen unas reglas que debes cumplir para que las cosas funcionen. Si tu padre dice "yo soy el cabeza de familia y las cosas se hacen como yo digo" tu puedes irte a tu cuarto a descubrite a tí mismo (guarro no pienses mal) o hablar con tu padre y explicarle que sería mejor si las decisiones fueran consensuadas. Los sistemas son el conjunto de reglas necesarias para la convivencia en sociedad, y aunque sujetas a errores el mayor de todos ellos es que sean dadas por unos pocos e injustas. El problema es que ya hemos renunciado a la democracia.

Ángeles, te debo un café. Y tienes razón haría falta más gente como Julio Anguita, y no lo digo por las ideas sino por como lucha por lo que cree y como argumenta su pensamiento.

Anónimo dijo...

Sí, tomaremos ese café. Y lo de Julio Anguita, tienes razón, no me refiero a sus ideas, sino a su persona!
Somos las personas las que logramos que cambien las cosas.
Y no es por halagarte, pero también debería haber más personas como tú...
Besiños!

Hank Moody dijo...

Ni todos podemos aspirar a una vida "relevante" ni todos "valemos" para ello. Básicamente, como bien ha dicho mi amigo Rey Sagrado, porque no se nos educa a conocernos a nosotros mismos en profundidad y así poder potenciar las virtudes que tiene cada uno.

Infielmente tuyo, Hank

Óscar dijo...

Hola Hank,
tienes razón deberíamos ser educados, y aprender por nosotros mismos, a conocernos en profundidad. Ese pensamiento socrático haría que nuestra vida, y por ende la de aquellos que nos rodean, fuera más feliz porque sacaríamos lo mejor de nosotros de la potencialidad de nuestras virtudes.

No todos valemos ni podemos tener una vida relevante, no somos iguales, no defiendo la igualdad, defiendo la justicia. Si alguien es capaz de conseguir más que otro por su capacidad, valía o trabajo seré el primero en felicitarle, lo que criticaré es si ha empleado algún medio injusto para conseguir sus logros.

Muchas gracias Hank por tus comentarios, los agradezco mucho porque me ayudan a pensar y a cambiar.

Publicar un comentario